Antropologia Fisica.cl

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Articulos Modos de vida a través de marcadores de estrés óseo en población arcaica costera del norte grande (Valles occidentales) - CONCLUSIÓN Y COMENTARIO FINAL

Modos de vida a través de marcadores de estrés óseo en población arcaica costera del norte grande (Valles occidentales) - CONCLUSIÓN Y COMENTARIO FINAL

Indice del artículo
Modos de vida a través de marcadores de estrés óseo en población arcaica costera del norte grande (Valles occidentales)
Problema de estudio
SÍNTESIS CRONOLÓGICA Y DE LA CULTURA MATERIAL EN EL ARCAICO COSTERO DEL NORTE GRANDE
MARCADORES OSEOS DE ACTIVIDAD FÍSICA
RESULTADOS
DISCUSIÓN
CONCLUSIÓN Y COMENTARIO FINAL
REFERENCIAS CITADAS, BIBLIOGRAFÍA Y ANEXOS
Todas las páginas
CONCLUSIÓN  Y COMENTARIO FINAL

El arcaico costero en la zona norte presenta una  tradición fuertemente asociada a una economía basada principalmente en la explotación de los recursos marinos, con amplio manejo de técnicas asociadas a la pesca, por lo que es de suponer que el material bioantropológico asociado a dichas poblaciones presentan marcadores asociados a una intensa actividad costera, sin embargo los estudios nos muestran un poco preocupación  por el estudio de estos, quizá, se deba a que las momias Chinchorro, sean más atractivas y acaparen la atención del mundo científico.
En síntesis  concluimos que la población del Arcaico costero del Norte Grande de Chile, tuvo una alta movilidad quizá en la explotación de los recursos costeros, así lo sugiere la osteoartritis presente en extremidades inferiores (cadera y rodilla). Así también la presencia de exostosis auditiva, nos hace pensar que estas poblaciones aprendieron a explotar algunos productos bajo las aguas obligándolos a sumergirse casi en forma permanentemente. Quizás debido a sus sistema de asentamiento, es que  los obligó a tener desplazamientos mayores y con cargas pesadas, desarrollando espondilosos y espondiloartrosis en columna. Es muy probable que las incursiones hacia el interior, como también a lo largo de la franja costera, los predispusiera al desarrollo de patología traumática (fracturas y traumas), más aún si consideramos lo abrupto que son los acantilados del litoral, como también la presencia de espolón calcáneo nos sugiere que debieron desplazarse por terrenos blandos (arenosos) y abruptos. Por otra parte suponemos que permanecían largas horas en cuclillas quizá mariscando o elaborando sus utensilios que a la postre los llevo a desarrollar un faceta articular accesoria a nivel de la articulación tibio astragalina, también es de  esperar un mayor desarrollo de las inserciones musculares de la extremidad superior derecha, por uso de armas arrojadizas (arpón), como se ha descrito en otras poblaciones (Galtes et al. 2007; Aspillaga, 2006; Hawkey y Merbs 1995). Por las  piezas dentales, vemos que estas eran utilizadas como herramientas y que además tenían una dieta rica en elementos abrasivos. Sus relaciones sociales no debieron ser en paz y armonía como mucha gente se imagina a este periodo, sino que debieron tener episodios de hostilidad según  dejan entrever los signos de traumas por violencia.
 Es muy probable que estudios más específicos destinados a pesquisar MOE en estas comunidades arrojen nuevas evidencias con respecto a su modo de vida, al respecto existe un proyecto Fondecit,  de Standen, enfocado a los MOE, pero lamentablemente este no ha sido publicado y desconozco sus conclusiones. Quiero señalar además que durante los últimos años las publicaciones sobre MOE han proliferado de forma significativa, acompañadas, además, de un amplio debate en torno a la potencialidad y limitaciones que presenta esta línea de estudio. Parece existir un cierto asenso entre los investigadores a la hora de señalar las dificultades que supone la correlación directa de una alteración ósea con una actividad física u ocupacional particular, si bien, es igualmente cierto que permite vincular unos caracteres observables en el esqueleto con la reacción del organismo ante determinados estímulos ambientales
Estamos conciente de  todos los alcances y limitaciones que significa establecer con precisión la naturaleza de las relaciones existentes entre las propiedades del registro osteológico y las dinámicas de las poblaciones de las cuales deriva, ya que son muchas las variables que entran en juego, entre ellas las características de movilidad e interacción social, las opciones del comportamiento mortuorio, los procesos tafonómicos, características intrínsecas del esqueleto, técnicas de recuperación de muestras y aquellas concomitantes que son muy difíciles de evaluar. Por otra parte están las limitaciones del concepto de estrés, en la realización de inferencias bioarqueológicas tanto en el enfoque biocultural  como en la paradoja del hueso tal como Luna señala, donde “un esqueleto sin lesiones manifiestas puede no representar a un individuo saludable, sino a uno que estaba lo suficientemente débil como para morir a la primera exposición a un patógeno” (Luna, 2006), como también un grado alto de robusticidad puede estar relacionado con la longevidad y no directamente con una mayor exigencia del uso del cuerpo, o bien con cierto estatus social, cual también dentro del grupo puede condicionar a un individuo a una menor resistencia biológica y una mayor exposición al esfuerzo, todo lo anterior hace muy difícil la interpretación ósea y su posible correlación con los hallazgos que hemos enunciado a partir de la cultura material y medio ambiente, sin embargo pueden resultar muy provechosos para orientar el análisis de los restos óseo en bioarqueologia.     
A modo de conclusión, cabe mencionar que no es tarea fácil llegar a inferir los marcadores de estrés de una población prehistórica debido al gran número de variables que interfieren y a los problemas de evaluación existentes (Stirland, 1998), aún así partiendo de las inferencias arqueológicas y medio ambientales pensamos que si es posible producir un acercamiento a los patrones de vida y marcadores óseos desarrollados por medio de este tipo de análisis deductivo. A pesar de las dificultades, consideramos  que es una tarea que vale la pena realizar ya que permite abordar de mejor forma el análisis de los restos óseos, de tal forma que las inferencias respecto de los modos de vida sean más precisas y gocen de mayor sustento. Pero sin duda, no debemos olvidar que  la valoración del contexto arqueológico-cultural del que proceden los materiales sujetos a observación aportará los criterios más idóneos para el establecimiento de las distintas hipótesis interpretativas.


 

Comentarios  

 
#2 francisco 23-05-2014 22:30
muy buena sintesis,
no sabes si no se han hecho aun estudio de isotopos para verificar la supuesta movilidad costa/interior??

gracias,
abrazo.
Citar
 
 
#1 08-02-2010 00:25
Muy interesante tu artículo, Me gustaría saber si se puede hacer lo mismo, pero cuando se tiene pocas muestras, no mas de 10 esqueletos incompletos.

Gracias, espero puedas ayudarmen
Citar
 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the task
Búsqueda personalizada
Búsqueda personalizada