Antropologia Fisica.cl

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Articulos El origen de las poblaciones del Valle de Azapa durante el PIT: Una aproximación al concepto de colonias desde la bioantropología - Conclusión

El origen de las poblaciones del Valle de Azapa durante el PIT: Una aproximación al concepto de colonias desde la bioantropología - Conclusión

Indice del artículo
El origen de las poblaciones del Valle de Azapa durante el PIT: Una aproximación al concepto de colonias desde la bioantropología
Antecedentes arqueológicos
Antecedentes bioantropológicos
Discusión y análisis de resultados
Conclusión
Anexos
Referencias
Todas las páginas

Conclusión 

Ahora bien, qué nos dice toda esta evidencia en relación al problema del origen de los habitantes del valle de Azapa durante el PIT y sobre la existencia o no de colonias altiplánicas. En relación a la problemática del origen y a modo de síntesis creo que es factible decir que las poblaciones del valle de Azapa durante el PIT, poseen una “etnogénesis”  mixta. Por una parte, casi todas las publicaciones aquí revisadas, coinciden en que es indudable que el valle de Azapa recibió flujo génico extra-regional probablemente altiplánico durante el PIT (flujo que probablemente se inicio a finales del Arcaico y/o comienzos del Formativo). Lo que se discute ahora es más bien la magnitud de dicho intercambio genético, pues para algunos fue muy acentuado mientras que para otros fue mucho más leve. A su vez las investigaciones coinciden también en que las comunidades costeras presentaron un mayor aislamiento reproductivo que las del valle, las cuales presentaron en general un flujo génico gradual con las tierras altas (Cocilovo et al. 2001; Rothhammer et al. 2002; Sutter 2006). Aunque no sabemos la magnitud ni influencia de esta miscegenación, en base a los resultados aquí expuestos resulta hasta el momento más coherente postular un flujo génico menor o intermitente, que la llegada masiva de población de tierras altas. De hecho, en ningún estudio se señala haber encontrado individuos iguales o extremadamente semejantes con población altiplánica, sino que como revise  se observa más bien un flujo génico leve en la zona de los valles. Si relacionamos esto con la evidencia arqueológica, coincidiría con los modelos que proponen una variabilidad en las comunidades del PIT.  Al menos dos unidades genéticas (costa e interior) estarían habitando Azapa,  lo que al parecer también estaría en el registro arqueológico representado en la “Cultura Arica” y en lo que tentativamente se ha denominado como grupo “Charcollo” (Santoro et al. 2001). En relación a la temática de la existencia o no de colonias altiplánicas en Azapa, la evidencia bioantropológica nos sugiere que contrariamente a lo sugerido por la etnohistoria, no hay un sustento claro para afirmar la presencia de grandes contingentes poblacionales altiplánicos durante el PIT en el valle. Aunque las primeras investigaciones (Rothhammer et al. 1982) apoyaron inicialmente la posibilidad de colonos migrando y habitando Azapa, el estado actual de la investigación nos propone más bien un modelo de flujo génico a menor escala sin grandes movimientos poblacionales. En este sentido, si entendemos por colonia a una especie de unidad administrativa y/o productiva bajo el control de otra entidad geográficamente distante (en este caso un señorío altiplánico), creo yo que no hay evidencia bioantropológica que sustente su presencia. Como señale anteriormente, de haber colonias se esperaría encontrar un contingente poblacional con características eminentemente altiplánicas. Sin embargo, lo que se observa es más bien una continuidad biológica en la costa sumado a una cultura material con características notoriamente locales, lo que descarta de plano el arribo de colonos. Por su parte para la sierra frecuentemente se han postulado modelos coloniales (Durston e Hidalgo 1997), en base a un registro arqueológico diferente al de la costa y estilísticamente más cercano al altiplánico. No obstante esto, para hablar de colonias se esperaría una cultura material extremadamente parecida a la de su centro de origen, debido a que la colonia estaría constituida por un “fragmento” de dicho lugar. Por tanto sería esperable que los individuos que allí habitasen, reprodujesen las patrones culturales de su centro de origen, en vez de inmediatamente inventar unos nuevos. Lo anterior se hace aun más evidente, si es que pensamos que al configurarse como colonias estarán constantemente relacionándose económico-socialmente con su lugar de origen. Por su parte, la evidencia bioantropológica nos señale que para estas zonas si hay evidencia de flujo génico intermitente, lo que obviamente no es equivalente a una colonia. Por tanto, tal vez sería mejor pensar a las habitantes de la sierra como una sociedad agro-pastoril con movilidad hacia las tierras altas donde interactuaban con los grupos altiplánicos, los cuales a su vez también descendían a la sierra. Si se estructuró una dinámica así es algo para evaluar futuro, pero si es que hubiese ocurrido sería factible que los grupos serranos hubiesen establecido a la larga algunos vínculos de parentesco con algunos habitantes de la puna, generándose el consecuente intercambio genético. Finalmente es posible decir que solo un estudio continuo y  sistemático de esta temática nos podrá ayudar a dilucidar el origen de la población de Azapa durante el PIT y se es que hubieron o no colonias provenientes del altiplano. En este sentido se hace fundamental una investigación multidisciplinaria que auné los aportes de la arqueología y la bioantropología en pos de una construcción más enriquecedora de la prehistoria. De este modo, se pretende superar a los modelos arqueológicos que apriorísticamente establecieron la presencia de colonias y señoríos altiplánicos, sin ninguna contrastación factual.



 

Comentarios  

 
#3 07-09-2010 18:10
Hey muy interesante el tema, hay muchos aspectos discutibles en torno a qué ocurrio en esta zona durante el PIT y qué relación hay con el período Medio, ya que se menciona constantemente la importancia que tuvo la influencia Tiwanaku...pero ésta al parecer en Arica habría sido de carácter indirecto y nunca tan fuerte como lo que ocurrio en Perú. Qué pasa en el PIT entonces, creo que es muy importante evaluar, como lo propones tu, el tema de la continuidad genética en la zona. No sé si leíste los trabajos de Sutter que tocan precisamente estas problemáticas...al mismo tiempo creo que sería bueno evaluar el concepto de "colonia" , en fin muchas cosas. Felicitaciones por el trabajo. Saludos
Citar
 
 
#2 02-12-2009 18:11
Vale Tamy, muchas gracias x la recomendación, te pasaste!!!!
Citar
 
 
#1 23-11-2009 19:24
Te recomiendo este paper que estoy segura que te interesara: "Utility of Multiple Chemical Techniques in Archaeological Residential Mobility Studies: Case Studies From Tiwanaku- and Chiribaya-Affiliated Sites in the Andes"

Kelly Knudson y Douglas Price, del AJPA: 2007
;)
Citar
 

Escribir un comentario



Anti-spam: complete the task
Búsqueda personalizada
Búsqueda personalizada